Transportes preocupado por la escasa demanda de las ayudas a la digitalización para sustituir el tacógrafo

El plazo límite para solicitar las “ayudas moderniza” vence el 30 de junio y hasta la fecha sólo el 10% de los camiones han sustituido ya sus tacógrafos

El Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible preocupado por la escasa demanda de las ayudas a la digitalización dirigidas a transportistas para sustituir el tacógrafo, pese a que más de 100.000 camiones y autobuses deberán cambiarlo antes del mes de diciembre. 

Desde mediados de pasado año, la totalidad de las Comunidades Autónomas tienen abierta la línea de ayudas dirigidas a la modernización y digitalización de las empresas transportistas, tanto de mercancías como de viajeros, que se articulan a través del denominado “Cheque Moderniza”, en ejecución del Real Decreto 902/2022  aprobado por el Gobierno central a finales de 2022, dotado con un presupuesto total estimado de 110 millones de euros, y promovidas al amparo de los Fondos europeos Next Generation. 


Sin embargo, pese al importante presupuesto destinado a dichas ayudas, que pueden destinarse a varias soluciones digitales, entre otras, la Implantación del documento de control electrónico, la actualización de los sistemas de gestión a la explotación de las empresas, la implantación de sistemas ERP así como la instalación del nuevo tacógrafo inteligente de segunda generación, según la información facilitada por el Ministerio de Transportes hasta el 29 de Febrero tan sólo se había solicitado el 15% del total presupuestado de media en toda España.

De hecho, por regiones es especialmente preocupante el escaso porcentaje de fondos utilizados en Comunidades Autónomas con una fuerte presencia de flotas que realizan transporte internacional, como es el caso de Madrid con sólo el 4,08%, Andalucía con el 4,79 %, la Comunidad Valenciana con el 5´07%, Murcia con el 5,22% o Cataluña con el 10,45%. En el lado opuesto se sitúan Asturias con más del 100% del presupuesto ya solicitado y Galicia con el 75,69%.

Por ello, Fenadismer insiste en animar a todos los autónomos y empresas transportistas que aún no lo hayan hecho, a que soliciten las ayudas a la mayor brevedad, especialmente aquellos que por realizar transporte internacional están obligados a sustituir los tacógrafos de sus vehículos, teniendo en cuenta que el plazo máximo para pedirlas finaliza el próximo 30 de junio. 

En concreto, todos los vehículos que lleven instalado un tacógrafo analógico o digital no inteligente, esto es, todos los anteriores a junio de 2019, tendrán la obligatoriedad de instalar un tacógrafo inteligente de segunda generación antes de que finalice diciembre de 2024, ampliándose dicho plazo 8 meses más para los vehículos que lleven instalado un tacógrafo inteligente de primera generación. 

Sin embargo, y pese a que apenas quedan menos de 8 meses para dicha fecha límite, según las estimaciones de Fenadismer a fecha de hoy en torno a sólo el 10% de los vehículos afectados habrían llevando a cabo el proceso de sustitución de sus tacógrafos, pese a que la flota afectada ronda los 130.000 camiones y 10.000 autobuses. De ahí, la conveniencia de que los transportistas inicien dicho trámite lo antes posible para evitar que sus vehículos puedan quedar paralizados a partir de enero por no haber podido llevar a cabo con anticipación el ”retrofit” en sus vehículos. 

Fuente: Diario del Transporte